Iglesia de los Santos Juanes de Valencia

La Real y Parroquial Iglesia de los Santos Juanes de Valencia, aunque está catalogada como Monumento Histórico Artístico Nacional no es uno de los monumentos más conocidos de Valencia. Pero bien merece que la visitemos y conozcamos su historia, arquitectura, pintura…

La iglesia de Sant Joan del Mercat, fue edificada sobre una antigua mezquita a finales del s. XIII, tras la reconquista. De su antigua estructura gótica queda el óculo, conocido como la O de Sant Joan que siempre estuvo cegado porque, dado su gran tamaño, nadie se atrevió a ponerle vidrieras. Varios incendios obligaron a reconstruir la iglesia que, aunque conserva su nave gótica, tomará forma barroca.

Destaca, por lo infrecuente, su amplia fachada del Mercado, concebida como un grandioso retablo de piedra situado en la cabecera, sobre una terraza que domina la plaza, presidido por la Virgen del Rosario. Sobre ella se alza la torre del reloj, coronada por el famoso “pardalot de Sant Joan”,  un águila de cuyo pico pende un tintero, representación simbólica del evangelista San Juan, uno de los santos titulares de esta iglesia. Es la veleta más famosa y más entrañable de la ciudad de Valencia. Según cuenta la tradición, desde la Serranía llegaban los padres con sus hijos buscando en la ciudad el porvenir que no tenían en el pueblo. Buscaban un puesto de aprendiz entre las muchas tiendas y paradas de la Plaza del Mercado, pero cuando no tenían suerte dejaban al niño mirando el “pardalot”, que si bien lo deseaban les dejaría caer el huevo de oro que guardaba en el saquito de su pico. Aquel huevo de oro no era otra cosa que la compasicón de algun tendero o comerciante cuando encontraban al niño llorando porque ni padre ni oro tenían. En la parte baja de la terraza se abren “les covetes de Sant Joan”, pequeñas tiendas de chaterría.

El interior del templo es de una desbordante imaginación barroca, con estatuas de Bertesi que representan a personajes de las Doce Tribus de Israel, y sobre todo el conjunto de los frescos que ejecutó Antonio Palomino en la bóveda, motivo de su llegada a Valencia, dejando una notable huella en la pintura valenciana.

Si realizan una visita a Valencia  acompañados de un Guía de Turismo, siendo nuestros genios una de las mejores opciones, podréis descubrir tanto éste y otros muchos secretos en nuestras rutas culturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *